fbpx

Una cuenta de Twitter provida a nombre de Lupe Batallán, denunció que la candidata a diputada, Amanda Quijano, trabaja con el Centro de Derechos Reproductivos que recibe más $60 millones de clínicas abortistas para imponer el aborto en países de Latinoamérica.

«Para quienes no saben, Quijano trabaja para el Centro de Derechos Reproductivos (un estudio de abogados que recibe 60 millones por año de la IPPF, la red de clínicas abortistas más grande del mundo, para imponer el aborto) y va para diputada en febrero», denuncia Batallán.

El partido de Jhony Wrigt maneja una agenda en favor del matrimonio homosexual, el aborto sin justificación y agendas ideológicas que van en contra del orden público y natural de la sociedad.

La campaña de «Nuestro Tiempo» estaría siendo financiada por clínicas abortistas con el fin de ir ganando terreno en El Salvador para legalizar la interrupción del embarazo y promover el matrimonio igualitario.

Comentar con Facebook