fbpx

 

El Juzgado Especializado de Sentencia “C” de San Salvador condenó a los homicidas del subinspector Lorenzo Antonio Rojas Herrera y de su hijo Marvin Edgardo Albayero Rojas a penas de hasta 65 años de prisión.

La pena mayor fue para Walter Alexander Ortiz, quien según el testigo criteriado “Madonna” fue quien disparó a las víctimas, mientras que Heriberto Crespo Salinas, alias “Kiler”; José Alfredo Jiménez Fernández, “Guacalchilla”; Cristian Geovanni Mendoza Hernández “Geovanni”, Jorge Alberto Hernández Pérez, “Koki”, recibieron una condena de 43 años y cuatro meses.

El juez que conoció de la causa al momento de emitir el fallo absolvió a los cinco pandilleros por el delito de homicidio tentado, ante la insuficiencia probatoria, la incomparecencia de la víctima “Clave Volcán” y tampoco se pudo determinar si con la lesión de arma de fuego recibida hubo peligro de muerte.

El Juzgado Especializado de Sentencia “C” de San Salvador condenó a los homicidas del subinspector Lorenzo Antonio Rojas Herrera y de su hijo Marvin Edgardo Albayero Rojas a penas de hasta 65 años de prisión.

La pena mayor fue para Walter Alexander Ortiz, quien según el testigo criteriado “Madonna” fue quien disparó a las víctimas, mientras que Heriberto Crespo Salinas, alias “Kiler”; José Alfredo Jiménez Fernández, “Guacalchilla”; Cristian Geovanni Mendoza Hernández “Geovanni”, Jorge Alberto Hernández Pérez, “Koki”, recibieron una condena de 43 años y cuatro meses.

El juez que conoció de la causa al momento de emitir el fallo absolvió a los cinco pandilleros por el delito de homicidio tentado, ante la insuficiencia probatoria, la incomparecencia de la víctima “Clave Volcán” y tampoco se pudo determinar si con la lesión de arma de fuego recibida hubo peligro de muerte.

Este hecho ocurrió el 16 de noviembre del año 2016, cuando los integrantes de la MS-13 atacaron a las víctimas cuando salían de su casa de habitación y se disponían abordar el vehículo en el que se transportarían a su trabajo. El móvil del hecho fue porque los pandilleros se enteraron que Lorenzo Antonio Rojas Herrera era policía, mientras que su hijo pensaban que era soldado.

Comentar con Facebook