Con el objetivo de priorizar sus campañas políticas, los diputados de la Asamblea Legislativa se han ausentado de sus responsabilidades, reduciendo sus labores a solo tres días a la semana sin recibir ninguna sanción o descuento.

Aunque algunos parlamentarios asumieron demencia al ser consultados por Noticiero El Salvador sobre esta práctica, otros no tuvieron ningún reparo en admitirlo.

«Cuando hay elecciones siempre se reajusta el candelario de reuniones de comisiones y plenarias, porque los partidos y candidatos piden estar en el territorio», aseguró el diputado del FMLN, Damián Alegría.