fbpx

Las llaves de un nuevo hogar fueron entregadas a Aurelia Tejada, una nonagenaria que finalmente vio su sueño cumplido al recibir una casa digna, donde podrá descansar y tener una mejor calidad de vida. Ella recibió su casa en San Diego, La Libertad, como parte del proyecto de reasentamiento que implementa el Ministerio de Vivienda.

Desde hace unos meses, los técnicos construían su casa, pero finalmente ayer fue entregada completamente lista, con aseguramiento jurídico. «Me siento contenta y agradezco al gobierno y a mi amiga Michelle por todo lo que están haciendo conmigo, gracias a Dios», expresó con una sonrisa Aurelia.

Por su parte, la ministra de Vivienda, Michelle Sol, manifestó que la contribución para la construcción se entregó a principios de octubre; pero debido a la emergencia por el fenómeno Iota agilizaron el proceso para que Aurelia permaneciera segura ante cualquier daño que pudiera ocurrir, como inundaciones o deslaves.

«Nos vamos de aquí satisfechos, sabiendo que esta señora va a dormir tranquila», expresó Sol, quien ha dado continuidad al caso y se ha mantenido pendiente del avance de la construcción.

De esta forma, la nueva casa fue construida con bloques de ladrillo, cemento y láminas. En su interior ya contaba con una cama nueva, donada por el Ministerio de Vivienda; así como con sillas de madera y adornos para que el nuevo hogar sea un lugar acogedor.

De la misma manera, el despacho de la primera dama, Gabriela de Bukele, envió víveres de primera necesidad y alimentos básicos para apoyar con la alimentación de la anciana y su familia.

María Pérez, nuera de Aurelia, es la cuidadora y la encargada de brindarle alimentación. María manifestó que tanto la vivienda como los alimentos son una bendición que les cambiará la calidad de vida con la que convivían anteriormente.

Sol también argumentó que como ministerio apoyarán a las personas en todas las etapas de su vida en el tema de vivienda, pues según detalló, es un tema fundamental que forma parte de los derechos humanos de las familias salvadoreñas.

Comentar con Facebook