Esta mañana, varios diputados del FMLN brindaron una conferencia de prensa donde dieron su postura sobre el presupuesto del año 2020.

La diputada Yanci Urbina, denunció que el gobierno quiere suprimir más de 4,000 plazas de diferentes ramas del estado, entre ellas dependencias del estado, 8 ministerios y casa presidencial.

Pero como ya es de conocimiento de la ciudadanía, en todas las dependencia del estado existe un exceso de personal desde que dicho partido de izquierda llegó al poder, y agregando las miles de plazas fantasmas que existen en los tres órganos del estado.

Ya que en los últimos 10 años, los empleos en el Gobierno se han disparado tanto en el número de plazas como en el gasto público, convirtiendo a El Salvador en uno de los países de América Latina con las mayores distorsiones en este rubro, a juzgar por estudios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El gasto en remuneraciones en el Gobierno creció del 2008 al 2019 en $1,265 millones, es decir, pasó de $1,451.5 a $2,840.3, un 80.4 % más en ese periodo, según cifras oficiales.

Otro par de datos reveladores indican que entre 2008 y 2019, el Estado creó 37,118 nuevos puestos de trabajo y el salario que cada empleado gana en promedio anual creció un 38.8 %, superando por mucho la inflación, que rondó el 13. 2 %. Así, los empleados pasaron de 136,626 en 2008 a 173,744 en 2019.

Acá no se agregan las plazas de 8,000 maestros que hasta 2011 eran pagados a través de contratos por servicios en Educo, pero que luego pasaron a la planilla del Ministerio de Educación.

Rommel Rodríguez, economista de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), razona que el problema es que un mayor número de trabajadores no necesariamente significa mejores servicios. Tampoco salarios altos y cada vez más caros indican que los burócratas se blinden contra la corrupción.

Comentar con Facebook