Ante las fuertes críticas y cuestionamientos nacionales e internacionales que se han producido debido a la destitución de magistrados de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y del exfiscal general de la República, Raúl Melara, el presidente de la República, Nayib Bukele, ha salido al paso, una vez más, señalando la necesidad de hacer cambios estructurales para garantizar un verdadero cambio en el rumbo del país.

Bukele usó a países como Nicaragua, Venezuela y Honduras, cuyos gobiernos han sido señalados por actos de corrupción y tendencias dictatoriales, para ejemplificar que, si se logran romper con los esquemas predominantes en los últimos años, tendría que producirse un cambio en la Corte y en la Fiscalía de dichos países para garantizar el efecto de dicha renovación en el rumbo de esas naciones.

«Si la oposición gana en Nicaragua, dejarían a la Corte y la Fiscal Sandinista. Si la oposición logra ganar en Honduras, dejarían a la Corte y Fiscal de JOH. Si la oposición gana en Venezuela, dejarían a la Corte y Fiscal del Chavismo. Digo, por aquello del balance de fuerzas», tuiteó Bukele, ejemplificando con situaciones hipotéticas para respaldar lo aprobado por la nueva Asamblea Legislativa en El Salvador.