fbpx

PicsArt 08 10 02.06.55 - Hijo de pastor evangélico controlaba la renta y robos en varias colonias de Ilopango

Los sujetos que operaban en la residencial Vista al Lago, en Ilopango, se hacían pasar como integrantes de una iglesia evangélica de la zona para evitar persecuciones y cometer delitos sin provocar mayores sospechas, según lo confirmó la policía.

Según las fuentes policiales, la agrupación Tecolotes Locos Salvatruchos de la pandilla MS permitió que varios de sus integrantes asistieran a una iglesia de la zona pero sin dejar de ser parte de la estructura que controla las extorsiones en Vista al Lago y las colonias cercanas como la Santa Lucía.

Los informantes aseguran que entre las funciones que tenían los pandilleros que asistían a la iglesia era de controlar quiénes eran las personas que circulaban en las calles del sector de la Santa Lucía.

Además viajaban en las busetas y registraban a pasajeros para evitar que otros pandilleros contrarios entraran al territorio que domina la MS en la zona de Vista al Lago.

Los registros los hacían en el sector de la cancha de esa urbanización y el lugar conocido como la entrada de la finca.

Nadie realizaba investigaciones y el control de la Policía en la zona era casi nulo, según los vecinos que denunciaban los hechos.

Los supuestos cristianos de la pandilla participaban en predicaciones al aire libre en varias calles de la colonia Santa Lucía, en Soyapango, San Martín y en otros sectores de Ilopango, siempre bajo el control de la MS. Uno de ellos era el hijo de un pastor.

Las fuentes de la Policía Nacional Civil (PNC) asegura que de esa forma los supuestos evangélicos mantenían vigilados los sectores, ya que con la apariencia de religiosos, podrían tener más movimiento en las zonas.

Sin embargo, estos sujetos no tenían mayores misiones de parte de los palabreros de la estructura y eran sacados de otras actividades delictivas más fuertes que realiza la estructura en el lugar.

La Mara Salvatrucha mantiene un control de “posteo” (vigilancia) con horarios y apodos de los pandilleros que realizan esas funciones, según las fuentes policiales.

En estas tareas ocupaban a los pandilleros evangélicos, estos controlaban el sector de un Instituto de la zona y alertaban de la presencia de las patrullas policiales y carros sospechosos en todo el corredor de la MS en el bulevar del Ejército, el cual era controlado desde la comunidad 22 de Abril hasta Las Palmas, en Ilopango.

Los sujetos tenían comunicación fluida a través de teléfonos celulares en red y llamadas en grupos, según la Policía.

Cobraban la extorsión y manejan negocios para la pandilla.

Los supuestos cristianos además cobraban la extorsión en varios negocios y en un depósito de bebidas situado en uno de los pasajes de la residencial Vista al Lago.

También, las tiendas situadas entre la cancha, el tercer ciclo y por la Cruz Roja de la Santa Lucía.

Las fuentes policiales sostuvieron que varios pandilleros integrantes de la iglesia también tienen talleres de motos, venta de accesorios para vehículos y otros negocios de los que obtienen dinero la pandilla.

Detienen al hijo del pastor, quien es procesado por otro delito, pero también participaba en la renta.

La Policía confirmó que Amaya Ticas, apodado El Tenebroso, fue parte de la estructura de la MS en Vista al Lago y las colonias aledañas desde hace tres años, está dentro de los capturados por el mismo delito, ya que no presentó documentación legal de la casa donde vivía.

Amaya Ticas negó ser pandillero y dijo que su padre era quien paga el alquiler de la casa donde residía.

Sin embargo, al realizarle el registro, los policías encontraron que el joven tiene un brazalete electrónico en su pie izquierdo, ya que es procesado por el delito de agrupaciones ilícitas en un juzgado especializado de San Salvador.

Comentar con Facebook