fbpx

El FSO Nabarima, un tanquero con bandera de Venezuela, está a punto de hacer agua. El buque, que carga en su interior más de un millón de barriles de petróleo venezolano, se encuentra anclado frente a las costas del Golfo de Paria, en el estado Sucre.

Una foto viralizada mediante las redes sociales, se observa que el barco está notablemente escorado a estribor, lo que hace presumir que su hundimiento es inminente.

La gráfica, compartida en la cuenta de Conflicts News Worldwide, fue proporcionada por Gary Aboud, actual secretario corporativo de Fsihermen and Friends of the Sea, una organización ambientalista con sede en Trinidad y Tobago.

Desde ese país, evalúan con preocupación la situación del Nabarima, pues, de llegar a zozobrar, la embarcación y su carga contaminarían las aguas venezolanas, pero también las trinitarias.

“Sería un desastre sin ninguna comparación”, expresó, al ser consultada sobre el tema, la periodista venezolana, Nellie Izarza.

En entrevista concedida al programa “El Citizen” de Evtv Miami, la comunicadora agregó que la posible tragedia haría recordar el incidente sufrido por el tanquero Exxon Valdez, en marzo de 1989.

Para Izarza esa embarcación llevaba consigo 10 millones de barriles de petróleo que terminaron en las aguas y las costas de Prince William Sound, un estrecho localizado en el Golfo de Alaska.

A pesar de que se desconoce la magnitud de los daños, si el buque no es reparado pronto podría hundirse y desencadenar un desastre ambiental, contaminando las aguas azul turquesa a lo largo de las costas venezolanas y de varias naciones vecinas del #Caribe, aseguran expertos marítimos y críticos del Gobierno de Venezuela.

Comentar con Facebook