Hay riesgo de deslizamiento en la zona norte del imponente volcán Chinchontepec debido a la acumulado de lluvias, de más de 1,800 milímetros, informó el Centro de Investigaciones Ambiental (CEIA) de la Facultad Multidisciplinaria Paracentral de la Universidad de El Salvador (UES).

“Ahorita si hubiésemos cerrado el periodo de lluvia superamos los 1,800 milímetros de lluvia acumulada. Por las pendientes que hay (en el volcán) y las elevaciones que tenemos se aumenta la susceptibilidad”, advirtió Edgar Marinero Orantes, coordinador del CEIA.

El centro de investigaciones sugiere que se mantenga en vigilancia la zona, por la saturación de agua que ya hay en los suelos del volcán de San Vicente.

Los registros de épocas normales de lluvia oscilan entre 1,700 a 1,800 milímetros de lluvia, “pero en este año hemos tenido solo en octubre más de 300 milímetros, sin contar el acumulado anual porque no se puede cerrar el período de lluvia”, explicó el ingeniero Marinero Orantes.

El investigador expuso que al haber una precipitación de 60 milímetros por hora en la zona norte del Chinchontepec se debe emitir alerta, “hay un techo de lluvia que dejó la tormenta Aida que anda de 60 milímetros por hora, ese es el parámetro que tenemos para generar condiciones de alerta. La tormenta Aida se dio a inicios del mes de noviembre”, recuerda Marinero Orantes, sobre la tragedia ocurrida en 2009.

Una experiencia que marcó a los habitantes de Verapaz, Tepetitán y Guadalupe, en San Vicente cuando fueron sorprendidos la madrugada del 8 de noviembre con una fuerte lluvia de cinco horas, que saturó la tierra en las faldas del volcán se San Vicente, lo que provocó el deslave que acabó con las vidas de 36 personas.

Marinero Orantes expuso que este año el acumulado de lluvia es mayor, debido a las condiciones generadas a inicios de año con la tormenta Amanda y Cristóbal que provocaron grandes precipitaciones, aunado a esto, Eta y ahora Iota, por ende se mantienen saturados los suelos de la zona norte del volcán de San Vicente.

Según los modelos de los satélite, a su paso por El Salvador, Iota en un período de tres días, con lluvias tipo temporal, dejará entre 150 a 250 milímetros, con precipitaciones aisladas de hasta 380 milímetros, de acuerdo con el pronóstico del Centro Nacional de Huracanes, de Miami. “La resistencia de la acumulación de lluvia ya salta porque el periodo de lluvia se tuvo que haber cerrado a finales de octubre. Todavía es inestable decir cuándo se cierra el periodo de lluvia y eso va aumentar la carga de lluvia sobre los suelos, y cuando (los terrenos) son con demasiada pendiente generan demasiado potencial de alto riesgo”, manifestó Marinero Orantes.