Luego de dejar su cargo como diputado y ser acusado por la FGR de hacer pactos con las maras y por fraude electoral, el exdiputado salvadoreño, Norman Quijano, confirmó a un medio radial de Tegucigalpa que se encuentra en Honduras.

“Me siento un perseguido político por el gobierno de Bukele”, expresó Quijano, quien antes había enviado un mensaje a través de Twitter diciendo que estaba fuera del país atendiendo asuntos personales, pero que pretendía regresar a su país en unos días.

Los magistrados que blindaron a Quijano fueron destituidos de sus cargos por la nueva Asamblea Legislativa. Y como se sabe, la Fiscalía lo acusó de manera penal por los cargos de agrupaciones ilícitas, además de fraude electoral al organizar con grupos de delincuencia organizada basados en videos y conversaciones telefónicas con líderes de la Mara Salvatrucha (MS-13).

Cabe destacar que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, aseguró la noche del sábado que el exdiputado Norman Quijano, acusado de pactar favores electorales con pandillas, huyó a Honduras para evitar ser detenido por las autoridades.

En su cuenta de Twitter el mandatario salvadoreño publicó: “Que los magistrados destituidos saquen una resolución es como que Norman Quijano quiera llegar a legislar. Ah no, ya recordé que huyó a Honduras”.

Las declaraciones de Bukele se da en el marco de la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional y también la del fiscal general Raúl Melara, por parte de la nueva Asamblea Legislativa de mayoría oficialista.