Los abogados defensores del Director de la Policía Nacional Civil (PNC), Mauricio Arriaza Chicas, señalaron este viernes ante la Comisión Especial de Antejuicio, que el fiscal general, Raúl Melara, podría estar cometiendo el delito de actos arbitrarios al haber descansado la solicitud de desafuero bajo una normativa derogada.

“El sustento normativo en el cual se hace descansar el supuesto incumplimiento de deberes, hemos encontrado un grave y serio problema, el fiscal general, esperemos que no sea de manera intencionada, hace descansar su solicitud en una normativa derogada”, explicó la defensa.

Asimismo explicaron que la normativa en la que se pudo haber basado el fiscal, en relación a las funciones del Director, fue bajo el Decreto 269 de junio de 1992. “El gran problema es que esta ley ya está derogada, esperemos que esto no  sea intencional”.

El artículo 320 del Código Penal indicaría que el fiscal cometió el delito de actos arbitrarios, “esto es hacer una imputación a un funcionario sobre la base de una normativa derogada”.