fbpx

PicsArt 08 10 07.12.08 - Salvadoreño recibe beca para estudiar en Rusia y cumplir su sueño de ser biólogo

El 1 de septiembre, mientras en El Salvador los escolares se preparan para festejar las fiestas patrias, César Manaen Tesorero Benítez, un compatriota de 18 años, iniciará su camino en los pasillos y las aulas de laUniversidad Estatal de San Petersburgo, Rusia, en donde estudiará licenciatura en Biología, con miras a convertirse en un profesional de alto nivel.

Este joven originario de San Salvador, que se formó en el Colegio Palas Atenea, el Instituto Técnico Ricaldone y en el Programa Jóvenes Talento de la Universidad de El Salvador, entrará a ese prestigioso e histórico centro universitario.

Tesorero podrá cumplir su sueño de estudiar ahí porque el gobierno ruso, en honor a su buen desempeño académico, le otorgó una media beca.

Según precisó el joven, aplicó a dicho beneficio a través de Internet, dado que esa nación no tiene sede diplomática acá.

“Es la segunda (institución educativa superior) mejor de Rusia, y me gustó porque a uno lo prepara para poder ser investigador o poder dar clases”, dijo.

Tesorero Benítez detalló que la beca cubre los costos de la universidad, vivienda, servicios básicos, y acá tanto su abuela como su tía, con quienes vive, hacen un esfuerzo para costear otros aspectos, entre ellos la alimentación.

Sostuvo en que allá hay subsidios para estudiantes y además contempla aplicar a una beca por parte de la misma Universidad.

El estudiante manifestó que si bien entrará a la Universidad Estatal de San Petersburgo a principios del próximo mes, él se marchó el año pasado a Rusia. Ahí, durante los últimos nueve meses, y atendiendo las indicaciones de la beca, asistió a la Universidad Estatal de Hidrometeorología de San Petersburgo para recibir un curso preparatorio que incluyó una formación intensiva del idioma ruso, así como las asignaturas de Matemática, Física, Biología e Historia de las Ciencias Naturales.

“He tratado todos los días de dedicarle cuatro horas a mis tareas y estudiar, y luego si salía era para platicar y practicar (ruso)”, precisó.

El futuro biólogo, quien vino unas semanas al país, detalló que en 2017 se graduó del Ricaldone como bachiller opción Contador, y que un año antes su nota en la evaluación de Aprendizaje y Aptitudes (Paes), fue de 8.95.

Su paso por el programa Jóvenes Talento se dio entre 2015 y 2018, tiempo en el que participó en tres olimpiadas, una de ellas la Iberoamericana de Biología en Brasilia en 2016, y otras dos en línea. En todas obtuvo menciones de honor.

El becado explicó que en 2018 entró a estudiar licenciatura en Biología en la Universidad de El Salvador (UES), mientras se definiera lo de la beca, y de forma simultánea se desempeñaba como educador modelo ad honorem dentro del Programa de Talentos.

Señaló que, además, ha colaborado como voluntario en el laboratorio de Entomología de Vectores del Centro de Investigación y Desarrollo en Salud (Censalud), en una investigación sobre el mal de Chagas.

Sobre sus primeros meses en Rusiadijo que le sirvieron para adaptarse, aprender a cocinar más, a ser alguien independiente, hacer cosas que no hacía acá porque su familia se encargaba de ello. Aseguró que también ha hecho buenos amigos de otros países y aprendido sobre su cultura y gastronomía.

Contó que su pasión por la Biología nació desde que era niño cuando veía los programas televisivos sobre ciencia y la naturaleza, pero también porque le gustan mucho las cosas microscópicas. “Quisiera dedicarme al mundo microscópico o la genética molecular”, sostuvo, algo que aún tendrá que definir a su paso por las aulas universitarias.

Según explicó, durante su formación y al finalizarla le gustaría investigar alguna enfermedad que predomine en el país para solventar dudas, y no descarta enfocarse en el mal de Chagas.

Además de ser un joven destacado académicamente también es amante de la natación, un deporte que practicó mucho y que alguna vez pensó desarrollar profesionalmente. No obstante, hoy su prioridad está enfocada en definir qué otros cursos complementarios tomará durante la carrera para asegurarse una formación integral, incluyendo su participación en otros laboratorios de investigación.

Manifestó que ha visto un par de proyectos en que le gustaría participar, como uno sobre secuenciación, el tema del ADN y asistir a intercambios en verano.

César, tras afirmar que está muy emocionado de iniciar sus estudios de licenciatura, explicó que en esta visita al país aprovechó para apoyar como instructor en el Programa Jóvenes Talento, y también dar charlas en colegios para motivar a los escolares a perseguir sus sueños.

Su mensaje a los estudiantes salvadoreños es: “Si alguien tiene una pasión por algo que trate de fomentarla y desarrollarla, que no tenga miedo de fallar, porque la vida hay que disfrutarla y siempre hay caminos y hay que inspirarse todos los días de a poquito para poder llegar a esa gran meta”.

En su caso, dijo que quiere esforzarse lo mejor posible para llegar a estar al nivel de los mejores biólogos investigadores, porque luego le gustaría entregar ese conocimiento a otros compatriotas que no tienen oportunidad de estudiar en el extranjero.

Comentar con Facebook