fbpx

El 13 de enero del 2001 será recordado por dos sucesos que marcaron la historia de El Salvador, por un lado, la tragedia del terremoto que dejó luto y dolor en todo el país; y por otro, la apropiación que hizo el expresidente Francisco Flores de $10 millones de las donaciones de Taiwán.

Los $10 millones donados tenían que haberse invertido en obras sociales y de mitigación, y además, para brindar a las familias de Las Colinas una vivienda digna, luego de que perdieron todo por el movimiento telúrico.

Según indagaciones de la Fiscalía General de la República (FGR) el dinero donado no sólo fue para el bolsillo del expresidente sino también para beneficiar a su partido político, ARENA.

Las familias afectadas por el terremoto quedaron en total abandono por los gobiernos de ARENA ya que nunca recibieron apoyo a pesar que se recibieron millonarias donaciones.

Comentar con Facebook