El Tribunal 2º de Sentencia de Santa Ana absolvió al acusado José Roberto M., de 56 años de edad, por el delito de expresiones de violencia contra las mujeres, por lo que ordenó dejarlo libertad irrestricta.

La decisión se basó en que la víctima no se presentó al juicio oral, pese a haber sido citada legalmente por el Tribunal y, además, la representación fiscal, realizó todas las gestiones para su ubicación, pero resultó infructífero, por lo que se prescindió de la testigo.

Por lo anterior, el contenido de los insumos probatorios resultó insuficiente para fundamentar una sentencia en perjuicio del procesado, en razón de que no se logró cumplir con el principio de razón suficiente, por lo que no se logró acreditar la tesis fiscal.

Los hechos por los cuales fue procesado supuestamente ocurrieron en el barrio San Miguelito, de la ciudad de Santa Ana, el 19 de noviembre de 2016, cuando la víctima se encontraba en una reunión y el imputado llegó a decirle que necesitaba hablar con ella, a lo que se negó. Luego, agredió a la niña y se fue llevándose el teléfono celular de la víctima.

Cuando ella salió de la reunión, el sujeto la estaba esperando, pero ella tampoco quiso hablar con él, por lo que éste comenzó a agredirla verbalmente, violentándola además psicológicamente.

La víctima le dijo que llamaría a la Policía, por lo que el desalmado se fue del lugar. Posteriormente cuando ella llegó a  contar lo sucedido a las autoridades, agentes policiales capturaron al hombre aun en el período de flagrancia.