fbpx

El alcalde de San Salvador, Ernesto Muyshondt, no pudo ocultar su enojo contra los periodistas que cuestionaron el precio que tuvo la inauguración de una bandera realizada este jueves y arremetió contra los profesionales.

El alcalde no solo se negó a dar la información a la prensa sino que también los insultó, y optó por huir del lugar en el que había sido abordado, dejando en evidencia su molestia.

Recientemente se filtró en redes sociales y con documentos oficiales que la bandera le costó a los capitalinos $300,000, a pesar que adeuda el pago a la empresa que procesa los desechos sólidos del municipio y que ha desembocado en promontorios que se vuelven focos de infección.

Comentar con Facebook