Esta tarde, a su llegada a el Caserío El Mozote en Morazán, el Presidente Bukele pasó un momento ameno junto a unos niños que se acercaron cuando el helicóptero en el que se transportaba procedió a aterrizar.

El Presidente se acercó y luego de conversar brevemente les preguntó si iban a querer juguetes para mañana, a lo que los niños del lugar gritaron que sí con gran euforia.

Bukele les preguntó que iban a querer, a lo que un niño le dijo que un carro a control remoto, seguido de esto, los demás niños y niñas también le pidieron al Presidente el mismo juguete.